Quedan 29 días

Luego, años después, descubrí que había sido alguien importante en esto de las cofradías. 
Durante años llegaba antes que nadie los días de reparto de papeletas para pasar la escoba a los pasillos, recoger las papeleras y lo que hubiera quedado por medio tras las largas horas de trabajo y espera. Antes de que llegaran los primeros hermanos se le podía ver sentado en una silla observando calladamente el trabajo de los priostes y de los chavales del grupo joven.  Cuando salía el primero con el salvoconducto amarillo con el escudo y sello en ambos lados de la cuartilla, él se levantaba, entraba en la Parroquia a despedirse de su Virgen y se volvía a casa.
Y así un año y otro año, y otro año. Cuando escucho en la radio, en los programas de cofradías, a los periodistas preguntándose qué deberían hacer las hermandades con los ex-hermanos mayores, cuando les escucho hablar de jarrones chinos, cuando esto, cuando aquello, cuando lo otro.... 
... no entiendo, no entiendo, no entiendo.

2 comentarios:

Miguel dijo...

La entrega, desde cualquier sitio... importante.
Muy importante.

Manolo Ruiz dijo...

Hay que saber cambiar el chip, de yo soy, por yo fui y estuve al servicio...
Pero gusta ser el presente, sabiéndose pasado.
Manolo