Quedan 18 días

Todos los años tiene un trabajito que le encargan unos amigos. Todos los años está esperando lo llamen. Es un esfuerzo porque él ya anda retirado y tampoco está para doblar mucho la espalda. En las últimas ocasiones ha tirado de otro colega de profesión, hijo de un amigo. Está deseando le llamen para ir a tomarse luego unas cervezas con ellos. Matías y el hijo de su amigo son los que quitán todos los años el escalón y vuelven a ponerlo tras Semana Santa para que los pasos puedan salir sin esa dificultad que aumentaría la ya de por si complicada manera de poner la cofradía en la calle. También saben en la hermandad que este año hay muchas familias con problemas, como la de Matías y la de su amigo, por lo que también están en deseando llamarlo para ofrecerle un trabajito.