Quedan 33 días

Son estas las ocasiones que a cara descubierta nos muestra nuestra ciudad algunos de sus rostros. Son estas ocasiones tan concretas en que el encuentro viene renovándose cada año por la razón del rito. Son estas las ocasiones, quizás no tantas como cuarenta días tiene la espera, en que cada una de las historias que alumbran los cirios trasparentes de los hermanos de luz son las que más me interesan. Pronto esos rostros quedarán velados por el tejido que marca un tiempo esperado y entonces, ya nuestras miradas buscaran otros rostros que inspiraron las gubias de otras épocas.

Fotografía cedida por Daniel Luna