Quedan 33 días

Leyendo una entrada de ese blog imprescindible si queremos saber la tierra que pisamos sobretodo si lo que nos duele es esta ciudad de los olvidos y los rencores se me volvió a quedar dormida cierta parte del cerebro y  retomé mi mundo de ensoñaciones... ¿un paso por el  Puente de Hierro? pero aquella tarde no soplaba ni brisa y la temperatura era perfecta para aquel traslado... no habían salido cofradías en la capital y un grupo de cofrades de la provincia habían conseguido permiso para llevar al Crucificado del Amor desde San Juan Bajo hasta una parroquia de Triana para que aquel año no quedará en los anales de la historia como el año que no hubo pasos en Sevilla durante la Semana Santa. Se que tendría que haber preguntado porque no salieron pero me quedé viendo la figura recortada  que avanzaba superando cada una de las piezas de aquel armazón de hierro, abandonado actualmente, como ese Cristo que muere cada Martes Santo en el Cerro del Águila, en la otra punta de la ciudad.

2 comentarios:

La cara oculta de la Luna dijo...

Ya quisiera tener yo estos sueños. Hoy tuve pesadillas, pero menos mal que estás para retomar los sueños, aunque sea despierto... y en un receso.

Miguel dijo...

Los sueños son sueños... ¿o realidades que llegan, antes o después, a cumplirse?